miércoles, 26 de noviembre de 2008

Verbos personales e impersonales

Los verbos impersonales son aquellos que no son compatibles con la idea de un sujeto (y por lo mismo con una coordinación con una persona), y se separan en los que son considerados propios (también llamados "unipersonales"), y los impropios.

Los verbos impersonales propios son verbos que, en su sentido original (es decir, no-metafórico) se conjugan sólo en la 3° persona del singular (él). Dicha categoría está compuesta por los llamados "verbos meteorológicos" o "climáticos" (llueve, nieva, etc.). Estos verbos son intransitivos.
Los verbos impersonales impropios, por el contrario, son verbos que si bien en algunos contextos poseen una conjugación normal, pueden ser usados como impersonales (de ahí su categoría de impropios). Por ejemplo: el verbo "hacer" puede ser usado en contextos como
"Ella hace pasteles". o en frases como "Hace calor".
En este segundo ejemplo está siendo usado como verbo impersonal. Los verbos impersonales impropios son:
Haber: "Hay cosas que hacer".
Hacer: "Hace muchísimo calor".
Bastar (en su forma "bastar + preposición"): "Basta de palabrería".
Ser: "Es de noche".
Ir: "Me fue bien en el examen".

1 comentario:

Arianna Rodríguez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.